Los que han fracasado, son ellos

Marisol Ayala

Marisol Ayala

Políticos de chuflas, acosados por una febril ambición han escenificado el peor fracaso pre electoral que se recuerda. Produce vergüenza, bochorno y es desmoralizador vernos en la orilla inhóspita a la que nos han llevado sus ambiciones; la de todos, la de los cuatros contendientes y sus sucedáneos. Enfrentamientos, mentiras y evidente irresponsabilidad. A estos “salva patrias” solo les importa ellos, sus despachos y tocar cielo y moqueta. Lo han demostrado. Desde ayer martes la indignación social en la sociedad española es tanta que si pudiéramos eludir sin sentir vergüenza nuestra responsabilidad cívica de acudir a las urnas el 26 de junio personalmente no iría. Me produce tal rechazo sus alegatos, sus mentiras, sus disculpas, sus medias sonrisas, su escenificación del bla, bla, bla, su parálisis, su puesta en escena de falsos pijos que no soy capaz siquiera de culpar más a uno que a otro. O si, mira. Creo que sí. Unos más que otros. Primero pongo la mirada en el ojo estrábico de Rajoy cuyo miedo a las alfombras/minas que pisa hace dos años le tiene contra las cuerdas. Hace tiempo que Mariano es un obstáculo para todos; para su PP y para el país. El mejor servicio que le haría a la sociedad es irse a casa, apartarse de la cabecera de la gaviota azul y dar paso a otros, a esos que le esperan en la azotea apuntándole con una escopeta de balines, lo que ya es un clamor. Pero nadie aprieta el gatillo de “qué te vaya bonito” .Tienen miedo. Lógico. Pero deja que Mariano, el líder tontorrón del PP coja puerta para irse y verán cómo su imagen y compostura no la va a conocer ni la madre que lo parió. El miedo es libre y aunque es cierto que cada vez son más los que comparten su guarida pero le tienen ganas, todavía cuenta con amigos/tapaderas que están agradecidos con un jefe que hace tiempo que tienen la colchoneta inflada por si hay que lanzarlo por la fachada.

Pero si lo de Rajoy es de nota lo de Pedro Sánchez, cuya dignidad ha quedado reducida a cotas mínimas de la velocidad del viento, tampoco es flojo. Y miren que el hombre puso empeño para mantenerse a flote hasta llegar a tierra; lo que no sabemos es si el líder socialista eligió la mejor barca, la más consistente para superar unas aguas revueltas en la que a los tiburones los alimentan su propia gente. Coquetear con Rivera e Iglesias a la vez no parece que haya sido la mejor decisión de su vida. Lo sabíamos todos menos él y los suyos. Sánchez se ha arrastrado ante Podemos con tal exposición mediática que ha sido capaz hasta de arrugar su impecable traje oscuro. Su gran error ha sido no conocer cómo se las gasta la arrogancia y la soberbia de Iglesias. Por eso el día, recuerden, que al tiempo que Pedro se reunía con el niño perdido –Pablo se extravía siempre; en la cita última con el Rey, hace unas semanas en otro encuentro y hace menos en el congreso, por desconocer la dinámica de la conformación de mesas- se puso la chaqueta y corrió en brazos de Albert Rivera (Ciudadanos) en la habitación de al lado cual si entrara a un zulo; ese encuentro le tocó la coleta a Pablo y desde ahí se entregaron las cartas y el rosario de su madre.

Los cuatro candidatos de cara a la pared (foto de El País)

Los cuatro candidatos de cara a la pared (foto de El País)

Sigo con Sánchez. Creo que su ambición es enorme pues de otra manera no se entiende la sucesión de ridículos a los que le han sometido –y él ha permitido- una tropa armada hasta los dientes, liderada por la Margaret Thatcher de Andalucía, Susana Díaz, que una semana te quiero y otra te odio. En fin, fracasos clamorosos y actitudes que le han pasado factura y que el guapito de cara no ha sabido o no le han dejado poner freno. Me temo que si de los cuatro alguien huele ya a cadáver es el líder del Psoe -casi al nivel Rajoy- por muy reforzado que salga de las primarias que anuncia en su partido.

Hay algo que no debemos olvidar y que es bueno hacerlo ahora. ¿Cómo quería Sánchez que Podemos (Iglesias) le echara una mano primo cuando lo ha arrinconado durante 4 meses, con insultos y descalificaciones incluso sin tener el coraje de pararlo cuando Pablo mencionó lo de la cal viva y Felipe González?, ¿cómo pretender hablar con el PP cuando llamó indecente al Presidente en funciones? ¿Cómo ha pretendido que Rivera le acoja en su seno cuando le ha dicho que su madre bebe, que lo que te dije ayer se me olvidó?”

Lo mismo que Pablo, empeñado en que dos y dos son ocho, mareando la perdiz y yo diría que el rey de las puestas en escena. Acaparador de titulares que ha tenido patinazos propios de tipo sobrevalorado por sí mismo. Explicarle ahora a la sociedad española los errores que han llevado a Sánchez a un final dramático, a Pablo a perder crédito entre sus simpatizantes, a Rivera a pasar de niño limpio como los chorros del oro -financiación de Cuidadanos- a perder fuelle.

Aparece en la pista central del Circo España desde que la planchadora le trae el traje crema, larga su discurso plano y sigue en él su cada vez más desdibujado perfil. Albert ha pasado de protagonista político emergente a esperar debajo de la escalera para ver pasar sin que lo vean. Agazapado. El PP es su amigo del alma. Sabe bien que ahí tiene a los suyos pero quizás en ese círculo él mismo se ha infravalorado. Él y otros. Cuarenta escaños son importantes en el arco parlamentario pero sirven para poco si estás solo como es su caso; Rivera tiene tanta soledad como Pedro o como Iglesias o como Rajoy. Los números no le acompañan y las relaciones les distancia todavía más. Llegados a éste punto en Pablo no lo percibo. Lo que si percibo es que se lo pasa pipa tal vez porque en el fondo formar gobierno no parece que sea su único objetivo en política. De momento.

Ha sido insultante escuchar durante cuatro meses el fuego cruzado de insultos y descalificaciones en torno a una aritmética que no cuadra. Que los números son los que son, que ya no engañan a nadie, que la suma no sale, que se queda corta. 

Y en medio de todo esto una población estupefacta y un país paralizado viendo como los Rajoy, Sánchez, Pablo y Rivera van saliendo a la pista numero dos para hacer entretener a su público. Uno se sube al trapecio, otro se mete en la jaula de los leones, otro se disfraza de payaso y otro de domador de votantes.

¡Vaya espectáculo¡ Y a pesar de todo en junio hay que ir a votar pero disimulando, como si no supiéramos la verdad que encierra cada candidato. Lo haremos tapándonos la nariz no con una mano; con las dos. Yo ya tengo práctica.

Caravana de mujeres

Diego Gafo

Diego Gafo

Imagino que todos ustedes conocen la famosa película de 1951 dirigida por William A. Wellman que da título al artículo de hoy. Para los más despistados les resumo. Se trata de un western, y cuenta como en 1851 un ganadero de California va hasta Chicago a reclutar mujeres para los solteros del pueblo. Pensará usted que esas son cosas del pasado. Quizá en países subdesarrollados… Pues no. Desgraciadamente no. El pasado viernes, en Toledo, se organizó una Caravana de Mujeres. Para avergonzar aún más a los toledanos, es la primera vez que ocurre en una capital de provincia.

Los defensores del evento aseguran que su objetivo es la repoblación rural y que estas caravanas incluso cumplen un bien social. La publicidad aseguraba a cada hombre que se inscribiera, una compañera. He visto publicidad de prostíbulos mucho más sutiles. Para participar, los hombres abonan 35 euros y las mujeres, 20. Parece que algunas mujeres todavía no se han enterado de que si no pagan por el producto, es que ellas son el producto. Por ese precio, tienen derecho a la cena y el baile, que se alargará hasta altas horas de la madrugada. Los participantes, por su parte, reconocen que lo pasan bien, que no hacen daño a nadie y que es una forma de conocer gente. No entienden el revuelo, aseguran. Permítanme incluir un vídeo de un señor que quiere encontrar una esposa. Recuerden, es España en el siglo XXI.

Es vergonzosa la utilización de las mujeres como si fueran ganado. Esas caravanas son un mercado de carne. Es intolerable que no haya mecanismos legales que impidan que se trate a la mujer como un mero objeto. Con la excusa de la repoblación rural se abre la puerta al turismo sexual. Y cuidado. No piensen que es algo puntual. En el fondo, es lo que la sociedad de hoy busca. De una forma más o menos burda, pero la cosificación de la mujer es un hecho evidente por donde mire. Si no me cree, no tiene más que poner la tele o ir al cine. El respeto, tanto a la mujer como al hombre, es una cuestión prioritaria. Hay que invertir más en educación. En educación en valores.

Piensen. Sean buenos.

La canción regalo de hoy viene de la mano de ultramar. De mi buena amiga @Solidaridad1000. Con su sutil sentido del humor, nos propone Solo con verte. Canción romántica para nuestros donjuanes. Con todos ustedes: ¡Banda MS!

Aniversarios

Santiago Gil

Santiago Gil

Nuestros destinos se escriben siempre mucho antes de que lleguemos, y no solo los lugares en los que vivimos, los libros que leemos o las circunstancias determinan nuestra existencia. Una partera se tomaba su tiempo para que la criatura que llegaba al mundo pudiera respirar por vez primera el oxígeno, ese milagro diario que nos reconcilia con la naturaleza y que nos sirve para seguir creyendo que, más allá de nuestros desastres y de nuestras pendencias, la vida es un don casi divino ante el que no podemos dejar nunca de sorprendernos. Cuando esa partera seguía los pasos que le habrían enseñado su madre y su abuela, la vinieron a buscar porque en el otro lado del pueblo otra mujer se había puesto de parto inesperadamente. Trajo a la vida a una niña y se marchó corriendo a atender el parto del primogénito de otra familia cercana. Uno imagina las carreras de Celestinita la partera por las calles del pueblo en el que yo luego corrí creyendo que la vida no era más que una infancia eterna de juegos y divertimentos.

Pasaron los años y aquel niño y aquella niña fueron haciendo su vida, estudiando, trabajando y soñando con sus respectivos futuros. Ella tuvo un novio de muchos años y él una novia con la que también estuvo a punto de casarse, pero se cruzó el azar veintisiete años después de que aquella partera les trajera al mundo en un pueblo del norte de la isla de Gran Canaria. Ella nació el 16 de abril de 1939 y él un poco más tarde, ya el 17 de abril; pero no se llevaban más que unas horas. Nunca les he preguntado qué canción estaba sonando cuando se reconocieron con veintisiete años en una verbena de las fiestas de la Virgen de Guía en la que él había ido a buscar a su hermana pequeña. De aquella canción supongo que nacería todo. Se miraron, se reconocieron mucho más allá del tiempo e improvisaron toda su nueva vida de inmediato. Se casaron en unos pocos meses y dentro de unos días cumplirán sus Bodas de Oro. Llevan juntos cincuenta años, tuvieron cuatro hijos, pero la vida les arrebató a su hija más querida, y aun así supieron seguir adelante y seguir creyendo en ese azar que les trajo al mundo en el mismo lugar y casi al mismo tiempo. Hoy los miro, mayores, con los achaques de la salud y los años, jugando con sus tres nietas y felices de todo lo que ha escrito el destino en sus existencias. Todo lo que soy se lo debo a ellos. Él casi nunca disfrutó de vacaciones y ella trabajaba en el colegio dando clases y luego se ocupaba de nosotros. Aprendí los valores en los que he cimentado mi vida y me enseñaron que la honradez, el esfuerzo y la bondad terminan por abrir casi todas las puertas. Hace unos días los dos cumplieron setenta y siete años. Les debía estas palabras hacía mucho tiempo.