No llores guapito

Esteban Rodríguez García

Esteban Rodríguez García

Claro que no estoy de acuerdo con un sistema que se alimenta de nuestra ignorancia, que la estimula, engorda y engrandece para liquidarla por Navidad. Un sistema que nos embelesa y acuna con su tic-tac mientras aplaudimos entusiasmados con ese ruido infernal que nos atrapa, saquea y empobrece haciéndonos participar como autómatas entusiastas en las puertas de las rebajas sin mirar atrás. Cuando dices cosas como éstas la gente se asusta y no sabe cómo actuar… ¿Qué ocurre?, ¿qué te pasa?, ¿cómo estás?. No te compliques la vida hombre, esto es muy grande y ni tú ni yo lo podemos cambiar. Si te rebelas vas a tener problemas. Tus propios semejantes se lo van a tomar mal. ¿No ves que la televisión habla de las cosas buenas que se pueden lograr si votamos al P.P.o al PSO…eh?. Y si no Podemos con los Ciudadan de la Nueva Canarias, del sol y del viento, con Coalición sin girar a la Izquierda, Unida por la vida voy cantando que no pasa nada y nada pasa si dejo de Botar para brincar de alegría con perras pal´cine y roscas incluidas superando estos Avatares. Soñando en un futuro distinto donde nada de instinto que no está programado y sentarme a tu lado para contarte esto. Recuerdas cuando habitaban personas en este planeta que hablaban de amor libre y democracia para todos, libertad de Presa soñando con lobos dulces y cariñosos que se lo comieron todo. Angelitos aquellos volaron un Rato y se quedaron sin Bar..cenas esta noche aunque ya sé cómo Eres siempre entre papeles, Jordi. Deja eso hombre y vete al Banko de ilustres comensales Urdangando sin Puyas y con Princesas que no son galletas. Ay pena, penita, pena, que elegimos con esta marimorena. Elecciones ya, ya, ya. La vida sigue igual.

Compartir
Publicado en Me gusta | Deja un comentario

Juanka necesita solo 80.000 euros más para llevar a su hijo a Boston

Agencia EFE

Señala que ha sido “una locura” porque en seis meses habían conseguido recaudar 60.000 euros y en solo una semana casi han duplicado la cifra gracias a la generosidad de mucha gente

Eidher tiene cinco años y padece una enfermedad rara que es incompatible con la vida y de la que sólo puede ser tratado en Boston, ciudad que cada día está más cerca, ya que de los 250.000 euros que cuesta el tratamiento sus padres han conseguido 110.00 euros en una semana gracias al programa Supervivientes.

Juanka, el padre del niño y un conocido cómico de las islas, aprovechó las redes sociales para promover su candidatura para concursar en el famoso concurso de Mediaset, cuyo premio son 220.000 euros, dinero que, junto con el ya recaudado, permitiría llevar al niño a Boston.

Eidher

Eidher

Esta iniciativa, junto a la creación de una página en facebook por unos jóvenes de Gran Canaria, ha permitido que los padres de Eidher consigan recaudar 110.000 euros en una semana y estén a 80.000 euros de lograr que el niño sea tratado durante algo más de un mes en Boston.

Juanka, en declaraciones a Efe, señala que ha sido “una locura” porque en seis meses habían conseguido recaudar 60.000 euros y en solo una semana casi han duplicado la cifra gracias a la generosidad de mucha gente tanto de Canarias como de la Península.

El caso de Eidher, cuyos padres han creado una fundación con su nombre, es único en el mundo porque su enfermedad es incompatible con la vida y ningún médico ha sabido decir hasta ahora por qué el niño sigue con vida, explica su padre.

La trisomía parcial del cromosoma 3 que padece fue detectada durante el embarazo y Juanka atribuye a Jessica, madre del niño, los esfuerzos para sacar adelante al pequeño, que también sufre inmunodeficiencia severa y padece grandes problemas intestinales.

Hace seis meses el Children’s Boston Hospital aceptó tratar al niño con un presupuesto de 250.000 euros y desde entonces han sido numerosas las muestras de solidaridad hacia esta causa.

Juanka afirma que muchas noches cuando llega a casa llora “como un niño chico” emocionado ante tanta solidaridad y señala que el tratamiento de su hijo permitirá que puedan ser estudiadas patologías similares.

Además agrega que en la Fundación Eidher hay otros niños que también esperan ser tratados.

El mercado de Nuestra Señora de África de Santa Cruz de Tenerife se ha sumado hoy a los gestos de solidaridad con el niño y ha colocado una hucha para recaudar dinero con el que sufragar los gastos del traslado de Eidher a Boston.

Compartir
Publicado en Me gusta | Deja un comentario

La elegancia

Santiago Gil

Santiago Gil

No escribes realmente para nadie y al mismo tiempo te estás dirigiendo a todo el mundo. El escritor elige palabras mirando a una hoja en blanco o a un cursor que parpadea nervioso aguardando un adjetivo o un verso que lo salve. Muñoz Molina trataba de explicar el otro día esa paradoja que hermana a la soledad y al bullicio en unos cuantos renglones. Decía que al escribir para uno mismo o para nadie se escribe para la gran fraternidad de los desconocidos. Yo también escribo para mí mismo o para nadie, como si necesitara decirme en alto todo aquello que no entiendo si no lo veo escrito en alguna parte; pero al mismo tiempo, cuando uno está inmerso en una novela o se pierde en la cadencia de un poema, también tiene en mente al lector o a la lectora que querría que leyera esas palabras.

Yo querría que el artículo de este primer domingo de abril fuera para Dolores Lorenzo Velázquez. La conocí hace más de un año en un taller literario que imparto en Arucas. El otro día me dijo que no estaba con ánimo para asistir a clase, aunque luego no me costó convencerla para que entrara. Tenía los ojos llorosos, pero su mirada encandilaba igual que la primera vez que apareció por el taller. Sus ojos, como decían de los de Mastroiani, sonríen todo el tiempo. Me comentó que sus hijos le guardaban este artículo cada domingo y que no dejaba de leerme ni una sola semana. Me lo decía con el mismo orgullo con el que me lo hubieron dicho mis abuelas si hubieran estado vivas, o como mismo me habla de sus nietos. Si tuviera que definir la elegancia les diría que se llama como ella. Su madre fue una gran modista.

La mirada serena ...

La mirada serena …

Un día me contó que había conocido a mi abuela Cristina porque en los años cincuenta del siglo pasado venía hasta Arucas para que su madre le hiciera los trajes. Todo lo que cuenta se vuelve literatura. O se asemeja a esas historias que nos fueron contando nuestras abuelas con la cadencia y la sabiduría que solo regala el tiempo si uno sabe aprovecharlo a conciencia. El otro día no quería entrar en clase porque no andaba muy alegre, y ella sabe que las penas se contagian con más facilidad que las alegrías. Pero entró y volvió a contar sus historias dibujando nuevamente una sonrisa. Hoy querría dirigirme a todos los lectores escribiendo solo para ella. Y desearía que estas palabras le ayudaran a levantar el ánimo y  que le recordaran que no siempre se llega a esa serenidad que transmiten sus gestos. Tampoco es fácil llegar a la elegancia, a ese saber estar que regala la mirada a quienes han vivido intensamente cada uno de sus momentos. Loli es serena y elegante, de habla cadenciosa y mirada inteligente, una lectora que se estará sonrojando cuando lea estas palabras. Escribiendo para ella escribo para todos los que se niegan a que la vida solo sea un tránsito de penas y desastres.

Compartir
Publicado en Colaboraciones | Etiquetado | Deja un comentario

El aliciente del pacto

Javier Durán

Javier Durán

Sentado en una mesa coloquio con tres sociólogos y un filósofo (Gonzalo Rodríguez, Armando Peña, Juan Ezequiel Morales y Miguel Guerra García de Celis), en el Club LA PROVINCIA, no hay duda alguna: hay un cambio de ciclo. Todos coinciden en que las viejas clientelas y antiguos propósitos sufren un revolcón que restaura (pensemos en las alianzas que cuajaron con la II República o en la Transición) para este país el pactismo, la necesidad ineludible de afianzar mayorías muerto el imperio del bipartidismo. Los convocados tienen la seguridad, sobre todo tras pasar por las andaluzas como banco de pruebas, de que las encuestas no van a pasar por el efecto suflé, es decir, que las previsiones con Ciudadanos o Podemos se desinflen ante el miedo que provoca lo nuevo o la misma incertidumbre ante los que gestionan por primera vez en lo público (esa llamada permanente de Rajoy). Para nada, están seguros, con rotundidad, de que las señales son inequívocas. Y otra cuestión: por primera vez, desde hace años, el voto joven está más movilizado que nunca; sólo hay que ver, arguyen, los nuevos rostros en las listas electorales. En definitiva, remachan, los españoles están en la querencia de hacer una nueva forma de hacer política hastiados de una realidad de delincuencia de cuello blanco que parece no tener fin.

El trending topic de la pasada semana ha sido el todopoderoso Rodrigo Rato devuelto a su casa tras ser detenido, y que pide a través del portero automático que le abran la puerta. La falta de una llave en su bolsillo representa el descontrol en que está sumida su biografía, pero también viene a ser una metáfora de lo lejos que se nos pone la aspiración de encontrar una cerradura para el sosiego político. Dos fuerzas contrarias actúan: por un lado, el aplauso general ante la caída del representante de una época de falseamiento de cuentas y de paraísos fiscales, y por otro lado, la evidencia de que estos fenómenos polarizan aún más los discursos enfrentados de corrupción-anticorrupción.

pactos¿Aceptarán los partidos convencionales, el PSOE y el PP, las propuestas de radicalismo ético que traen en sus programas líderes como Pablo Iglesias o Albert Rivera? A la misma hora en que Rato asiste al registro de su despacho, del que salen ingentes cantidades de documentos, los ciudadanos y los partidos que apuestan por una transformación del establishment existente elevan más el listón de sus aspiraciones de honestidad, mientras que se deshace el terrón de azúcar de un posible pacto o entendimiento. Personajes como Rodrigo Rato, más los 700 que están en la lista de defraudadores que maneja el ministro Montoro como herramienta de propaganda, son ahora los verdaderos aceleradores o desaceleradores de una cultura de pacto. Una detención del calibre de la ocurrida introduce la química más que suficiente para que el mundo de los establecidos y el de los recién llegados alcance extremos irreconciliables.

El material político que se agolpa sobre la mesa de trabajo de los sociólogos es de alta envergadura. Un partido como el PSOE está atrapado en la sospecha de un pacto de estado con el PP, al tiempo que echa carburante a la idea de adoptar medidas de regeneración que conecten con el voto de castigo. Un estrategia, por otra parte, que se colapsa desde el mismo momento en que Felipe González se convierte en muleta de Pedro Sánchez. El PP, por su parte, vive una sangría imparable de votos: la detención de Rato, su paseíllo, intenta venderlo como un símbolo de ejemplaridad, de atacar a los intocables, de independencia judicial frente al orden económico de las tarjetas negras, de la clase política más extractiva posible. No lo consigue: los ciudadanos observan más el statu quo de Rato que la malla que se le ha querido echar por encima para cazarlo.

Sigue leyendo

Compartir
Publicado en Lo que escriben otros | 1 comentario