Cosas mías (26)

Marisol Ayala

Marisol Ayala

Es que tengo días. Días de no tener ganas de escribir nada que vaya más allá de 10 líneas y otros en los que me pongo, activo los altavoces, elijo música y a teclear. Además el blog está a puntito de cumplir 5 años de vida y eso, ya me conocen, me tiene “arriba”. Si…cinco años… ¡joder! Cuando mi amigo Eduardo Moreno “Chachón” y yo comentamos los inicios flipamos. Somos dos locos que lo mismo nos hicimos adictos al blog que nos hubiera dado por coser para la calle. Especialmente yo soy una pasional -¿no se nota?- y cada visita, cada apoyo, cada cariño, cada colaboración, cada enlace, cada detalle hacia al blog, lo he vivido con una ilusión infantil. En fin cinco años y muchos más que cumpliremos, no lo olviden. Al enemigo, ni agua.

Nada, que andaba revolviendo y bobiando y de pronto alguien me dice, como casi siempre, “¿Marisol, desde cuándo no escribes las cosas tuyas aquellas que hacías?” y como saben que a mí a chula no me haga nadie le dije “causalidad; estoy escribiendo un relato de esos”. Mentira. Es verdad que tenía pensado hacerlo, pero, eso, le mentí. Así que allá voy. Aviso. Están autorizados para después de éste párrafo cerrar el blog y mandarse a mudar. No me lean si les parece un tostón, yo desde luego, no perdía el tiempo…(ejem, ejem…). Vamosss…

Chachón con Guacimara, cantando la zamba que más le gusta: "La Nochera". Detrás, Lola.

Chachón con Guacimara Correa, cantando la zamba que más le gusta: “La Nochera”. Detrás, Lola escucha antentamente.

Arranco. Quiero decirle a mi amigo Juan Carlos Santomé, director de Inolvidables FM, que me tiene enganchada a su dial. La música que programa, su voz, los datos, los grupos de los 70, 80, 90 con los que tanto hemos disfrutado me encanta. Es mi emisora musical preferida y como además sé bien lo que supone afianzarse en el mercado valoro más si cabe su trabajo. Bien Juan Carlos; y gracias. Eres una buena compañía.

Y nada, que estaba hace unas semanas en un gimnasio –he perdido 4 kilos, que tenía las coles de Teror (colesterol) un poco crecido, y de pronto entra un tipo y me dije “lo conozco…”. Y tanto. Un famoso jugador de fútbol con una joven a morreo limpio. Juro que en el inmenso gimnasio en ese momento estábamos unas 3 personas, además de ellos. Pensaría que estaban solos, pero lo cierto es que no solo estaban solos, es que estaba yo… ¡uy! No sean mal pensados que sí, vale, tenía móvil, pero, estaba en un local privado y no tenía ganas de joderle la vida a los tortolitos. La fotito tenía su precio, no crean. No diré el nombre, como entenderán.

Con Victorio en La Gomera

Con Victorio en La Gomera

Agosto plegó, cierra, y el concepto verano lo hace de su mano. Vacaciones en Fuerteventura, Lanzarote, Madrid, unos días en cada sitio. En Lanzarote con toda la familia, hijos, parejas y amigos. Hacía tiempo que no disfrutaba de un día de playa pero un domindo acabé en la maravilla de Famara más a gusto que un arbusto, con protección solar máxima y evitando la solaja que como ya se sabe lo tengo prohibido por el dermatólogo. En el segundo viaje a Lanzarote almorcé con Alejandro Morales (El Príncipe de la Noche), leyenda en la vida social de las islas que vive allí y a quien le hice un reportaje que ha sido muy comentado: “¿Alejandro Morales?”, me preguntan con perplejidad, “si”  Vivito y coleando, lleno de amigos en una isla que le ayuda en sus proyectos. En Lanzarote, que junto al Hierro son mis islas preferidas, las posibilidades de ver paisajes asombrosos la hacen únicas. Dios…

Una invitación a la Gomera para hablar de nuestro libro La Secta del Kárate me permitió conocer a unos personas -ya amigos- con los cuales desde el minuto uno se produjo la magia de la amistad. Tere, Erasmo, José Andrés –el temor de los políticos de la isla; imposible taparle la boca- y Alba Sabina. ¡Qué gente más fantástica! Tere, adorable, cercana, acogedora. Erasmo es una de esas personas a las que te da ganas de abrazar. Todo cariño. José Andrés ha sido un descubrimiento para mí. Ser periodista en una isla pequeña donde todos se conocen no es fácil y José Andrés es riguroso y reivindicativo. Todo corazón. Y Alba, ¿qué decir de ella? A ver: el mismo día que preparaba el viaje me llegó un privado. Era Alba. No nos conocíamos. Nada. Ella me seguía en FB y poco más. “Estaré en el mismo acto. Compartimos mesa. Hablaré de las redes sociales y…”. Tres horas después le estaba dando un abrazo y un día más tarde le estaba invitando a escribir en el blog. Créanme que es una magnífica escritora, a veces pegada a la realidad, otras volando. Así es Alba. Pronto la veré en La Laguna, donde vive.

Sigue leyendo

Compartir este artículo

Publicado en Me gusta | 6 comentarios

Un grupo de leyenda: Los Sabandeños celebran 50 años en los escenarios

Emilio Martínez

Dice el tango que ‘veinte años no es nada’. Discutible. Pero ya cincuenta sí que significan una vocación, devoción y profesión. Indiscutible, Como en el caso del mítico grupo de Los Sabandeños, que cumplen medio siglo de magníficas canciones, muchas de ellas formando parte de la banda sonora de varias generaciones. Únicos e irrepetibles, todo un patrimonio de la marca España. Todo un ‘Patrimonio’, cual se titula su último disco, en su brillantísima hoja de servicios a la música en particular y a la cultura en general.

SabandeñosUn ‘Patrimonio’, además, que es una especie homenaje a la verdad de la música en directo, cada día menos presente en las discografía que imponen las multinacionales a las radiofórmulas y basuras similares. Porque este trabajo ha sido grabado en el local de ensayo de Los Sabandeños, en directo, recordando los primeros discos que el grupo editara, con poco artificio y la honestidad de realizarlo prácticamente en directo. A la par, ‘Patrimonio’ -distribuido por Universal- rinde homenaje a expresiones artísticas declaradas Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, como el Fado portugués, el Tango argentino, el Candombe uruguayo o La Guaneña, una canción muy popular en la celebración del Carnaval de Negros y Blancos de Pasto (Colombia).

Y, claro, ¿cómo no?, en el caso de Canarias, de las que son sin duda los máximos embajadores, cabe destacar el Silbo Gomero como el ejemplo más sobresaliente. Intentar resumir la trayectoria profesional y las cifras que avalan a Los Sabandeños sería tan abrumadora que ocuparían miles de páginas y espacios en internet, porque esta agrupación de música popular canaria nació en 1966 en La Laguna. Son uno de los máximos exponentes de la música tradicional de las islas y uno de los grupos canarios más reconocidos a nivel internacional y se hicieron especialmente populares por sus actuaciones con la gran María Dolores Pradera.

Multitud de premios

A lo largo ya de su casi 50 años de historia, Los Sabandeños han recibido numerosas distinciones y premios: en 1995 son propuestos para el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, con un masivo apoyo popular e institucional y el Gobierno de Canarias les concede en 1996 la ‘Medalla de Oro’ y en 1997, el ‘Premio Canarias de Cultura Popular’. Fuera de las Islas Canarias, Los Sabandeños han llevado su música con gran éxito por toda la geografía nacional y han realizado conciertos en Bélgica, Italia, Portugal, Estados Unidos, México, República Dominicana, Puerto Rico, Cuba, Venezuela, Brasil, Uruguay, Argentina, Colombia.

Los Sabandeños. Portada de su primer disco

Los Sabandeños. Portada de su primer disco

Sus discos, con más de dos millones de copias vendidas, han sido editados en muchos de estos países, además de Japón. Durante los años 2007 y 2008 realizaron varias giras y conciertos multitudinarios, en diversas ciudades, tanto en la península, en otros países, como Chile. También se han editado varios trabajos discográficos que recogen lo mejor de su repertorio.

Así, el disco de 2008, ‘Personajes’ fue un homenaje a varias figuras de diversos países, en el que se incluyen colaboraciones con músicos, como Caco Senante, Pedro Guerra y Carlos Aguirre. El 2009 editaron ‘Lo que da la parra’ y durante ese mismo año, su disco ‘Te canto un bolero’, en colaboración con María Dolores Pradera, que obtuvo una nominación a los Grammy Latinos, en la categoría ‘Mejor álbum tropical tradicional’.

Como últimos proyectos, Los Sabandeños han editado ‘Amoríos’ y ‘La huella del guanche’, para el sello discográfico ” Universal” . El primero ha contado con destacadas colaboraciones, como las de María Dolores Pradera, Pablo Milanés, Soledad Jiménez y Lucrecia. Y en el segundo ha intervenido la OST , con la dirección de Víctor Pablo Pérez. Grabación realizada en directo en el Auditorio “Adán Martín” tinerfeño. Sus últimas distinciones recibidas a nivel nacional son los premios de folclore europeo “Agapito Marazuela (2010), recogido en Segovia, y el Premio San Benito de Valladolid, a la mejor actuación del Festival de 2011.

Compartir este artículo

Publicado en Lo que escriben otros | Deja un comentario

Cierre de una librería

Salvador García Llanos

Salvador García Llanos

Va a cerrar sus puertas en Santa Cruz de Tenerife, al cabo de cuarenta y tres años, la librería “La isla”. Es una mala noticia: todos hemos sido clientes de ese establecimiento. Allí hemos adquirido los ejemplares que llegaban antes, ediciones difíciles de conseguir, volúmenes de todas las colecciones, títulos perdidos, textos, manuales, regalos de última hora… Ningún paseo por la calle Castillo hasta enlazar con Robayna sin detenerse en “La isla”, a ver sus escaparates o a curiosear en su interior donde el ambiente siempre tuvo ese singular sabor de las librerías superpobladas, con estantes y anaqueles a tope, con pasillos estrechos, conversaciones en voz baja… Sus propietarios -la vocación nunca se pierde- quieren seguir atendiendo a sus clientes en las otras tiendas de la firma, emplazadas en la calle Imeldo Serís.

El cierre de de esta y de cualquier librería es un hecho negativo. En la sociedad del conocimiento y de la información se pierde otro núcleo de sabiduría, otro espacio de difusión de la cultura. Se dirá que la crisis no perdona o no distingue pero hay más inquietudes derivadas: no se lee, no se compran libros, son muy caros, se espera a ediciones posteriores más baratas, la red ha hecho mucho daño pese a los incentivos y las alternativas que ofrece…

Lo cierto es que si ya era preocupante la reducción de lugares, usos, programas y espacios donde se pudiera desarrollar una actividad cultural, siquiera elemental; si ya era para perder el sueño con las limitaciones de los recursos dedicados a la creación y a la cultura en general; si ya están sufriendo lo indecible las instituciones con sus políticas restringidas o mutiladas; si algunas convocatorias de ferias y similares parecen abocadas a la desaparición o a la disminución de sus ofertas; si tantas campañas de sensibilización o de fomento a la lectura están sirviendo de muy poco… el que ahora los propietarios de librerías hayan de clausurar es para echarse a temblar.

Librería La Isla

Librería La Isla

Ojalá que el hecho haga reflexionar y replantear muchas cosas. La continuidad ha entrañado un gran esfuerzo de empresas familiares y de emprendedores que, aún conscientes de la entrada en pérdida, hicieron todo lo posible para que ese siguiera siendo el medio de vida, para modernizar y para divulgar la cultura y el saber. Esperaron -como lo seguirán haciendo quienes subsistan- a determinadas fechas del año para mantener el negocio vivo.

Lo hizo la familia Celis, en “La isla”, durante más de cuatro décadas. Como no se rinde, quiere decir el próximo sábado un hasta luego y seguir comerciando con libros en otro establecimiento cercano. Saben -sabemos- que no será igual pero es plausible su empeño. Mucho tiempo al lado de páginas impresas y de portadas de tapa dura que hacían de reclamo.

Ese amor por los libros, hay que reconocerlo.

Compartir este artículo

Publicado en Lo que escriben otros | Deja un comentario

Baijea abrió la ruta

Nicolás Castellanos

Nicolás Castellanos

La primera patera documentada en arribar al archipiélago canario tiene como protagonistas a dos veinteañeros saharauis. Sucedió el 28 de agosto de 1994 y su punto de llegada fue el pueblito pesquero de Las Salinas del Carmen (Fuerteventura). Los jóvenes, a bordo de una barca de madera impulsada por un motorcillo de gasolina, se guiaron por la luz del Faro de La Entallada, cuyos destellos son visibles en noches claras desde el Sáhara Occidental y Tarfaya. Menos de 24 horas tardaron en recorrer los casi 90 kilómetros que separan en línea recta el litoral de Fuerteventura del continente africano. Su viaje ‘inauguró’ la ruta migratoria irregular hacia Canarias y abrió un nuevo camino hacia Europa.

La historia de Bajiea, uno de los dos saharauis, se extendió como la pólvora por el Sáhara. Sin embargo, no sería hasta febrero de 1995 cuando otros cuatro saharauis llegarían en la segunda patera, también a Fuerteventura. Dos décadas exactas se cumplen ahora de la llegada de Baijea. Desde entonces han alcanzado las Islas Canarias 2.884 embarcaciones con 98.443 personas a bordo, casi la mitad de todos los que han llegado a España por vía marítima: 210.715 inmigrantes. Estos son los que han completado el viaje. Otros muchos, nunca sabremos cuántos, no lo lograron. Son 1.770 los muertos y desaparecidos oficiales desde que se produjo el primer naufragio en 1999.

Hasta 2005 casi todo fueron pateras. En su mayoría llegaban a Fuerteventura, en menor medida a Lanzarote y de manera esporádica a Gran Canaria. Hubo otra fórmula, más puntual, que empezó en 1999: la de los barcos chatarra. Una decena llegó a las Islas con inmigrantes del África Occidental e incluso indios o pakistaníes.

Tejina (Granadilla). Bañistas socorriendo a los inmigrantes.

Tejita (Granadilla). Bañistas socorriendo a los inmigrantes.

Pero el gran fenómeno migratorio apareció a finales de 2005 en Agaete, en el noroeste de Gran Canaria. Una extraña barca, mucho más larga que una patera y con muchos más inmigrantes, alcanzaba las costas canarias. Era el primer cayuco. A medida que se reforzaba la vigilancia de las costas marroquíes, saharauis, mauritanas o senegalesas, las rutas iban cambiando y los riesgos se multiplicaban. Sólo en 2006, el año de los cayucos, se registraron 27 naufragios con 506 muertos. Estas alargadas barcas de pesca habituales en las costas de Mauritania y Senegal comenzaron a ser utilizadas por los migrantes para intentar alcanzar España después de que en octubre de 2005 se produjeran los graves sucesos de las vallas de Ceuta y Melilla en los que fallecieron decenas de inmigrantes y cientos fueron expulsados al desierto por las autoridades marroquíes. El desplazamiento de este grupo de migrantes hacia Mauritania estaba en el origen de la apertura de la ruta de los cayucos. Primero llegaban sólo varones, todos magrebíes. A partir del año 2000 personas del África subsahariana. Luego mujeres y niños.

Cuando en 1999 se superó por primera vez el millar de inmigrantes que alcanzaron las costas canarias se empezó a politizar este fenómeno humano. La politización del drama, quizás uno de los grandes errores de estas dos décadas. Polémicas por las lamentables condiciones del primer centro de internamiento de inmigrantes que se abrió en la antigua terminal del aeropuerto de Fuerteventura o por la falta de medios de rescate. Críticas al Gobierno del Estado o la Unión Europea reclamando más medios y el reparto de los inmigrantes por el resto del territorio. Alcaldes que regaban los jardines o los bancos de los parques públicos para que los inmigrantes no durmieran en ellos. Traslados en plena madrugada a hurtadillas a Madrid.

LLegada de inmigrantes año por año.

LLegada de inmigrantes año por año.

Pero en este especial lo fundamental es la visión humanitaria. Hacer memoria de 20 años con la inmigración como protagonista y con una conclusión clara: las políticas de control de fronteras y extranjería no han servido para evitar muertes ni nuevas llegadas, y por tanto, una llamada a la reflexión: ¿el modelo restrictivo al movimiento de personas tiene sentido mientras siguen naufragando vidas y sueños en el Mediterráneo o estrellándose en las vallas de Ceuta y Melilla?

Compartir este artículo

Publicado en Me gusta | Deja un comentario