Mi blog cumple cinco años. Pueden meter el dedo en la tarta…

Marisol Ayala

Marisol Ayala

El blog www.marisolayala.com cumple años. Cinco. El placer de escribir, de comunicarse y de compartir lo he vivido intensamente en estos cinco años en los que me han acompañado amigos fieles, he incorporado a mi vida gente maravillosa que desconocía y poco a poco han ido apareciendo nuevos colaboradoras que trato con mimo. Como a todos. No me piden otra cosa que respeto y eso está garantizado.  

Fue el 14 de septiembre de hace 5 cinco años cuando –plural porque sin Eduardo Moreno “Chachón” me hubiera quedado en la cuneta y él lo sabe- nos pusimos en marcha y al golpito nos hemos hecho un hueco en el entramado digital, complicado pero siempre atractivo. No sé bien cómo se agradecen estas cosas pero como creo que no hay sentimiento más generoso que la alegría compartida, de esa alegría quiero hacerles hoy partícipes. Este blog abrió sus puertas en el 2009 y venía de La Provincia, de uno que gestioné en el diario varios meses y en cierta medida es propiedad de todos los que colaboran en él, escribiendo, compartiendo, comentando… Cuando dejé La Provincia me regalaron un blog, éste, que poco a poco ha ido creciendo y ya tiene un lustro. Ya me conocen y saben de mi debilidad por comunicar, por estar cerca de la gente y ahí ustedes, de verdad, de verdad, han sido el oxígeno diario.

Contador visitasVamos a presumir un poco y decir que el blog es cada vez más conocido y que recibimos denuncias de lectores que añaden la coletilla de “…porque no creo que lo publiquen en otros medios…”. Nos gusta. Ellos saben bien que si hay alguna noticia o artículo de opinión que en otros medios son “trabadas” por razones editoriales aquí lo publicamos una vez comprobado que su contenido no tiene nada que ver con la ofensa. Últimamente recibimos cartas que se quejan de muchas cosas, sanidad, educación, Ayuntamiento, asuntos sociales, etc., a las que poco a poco vamos haciendo hueco. De eso se trata.

Cumplimos 5 años de vida en el territorio digital y revisando en la evolución de mi carrera profesional observo que ahora, alejada del corre corre de una redacción, puedo elegir qué hacer en el periodismo dónde y con quién. Me han ofertado colaboraciones que me gustan y en las que estoy cómoda. A ver. Después de cinco años en La Alpispa  (Radio Autonómica) con María Doménech, un dulce de compañera, he iniciado una colaboración semanal con la cadena Ser los lunes a las 10.00. “Crónica en blanco y Negro”. Sigo vinculada a La Alpispa y con ella colaboro cuando la actualidad lo requiere. Lealtad y cariño. Y poco más, o no, esperen, en la Televisión Canaria estoy en CanariasHoy magacín en el que entrevisto a gente que hace cosas por otra gente o simplemente personas admirables que han superado adversidades. ¡Ay, me olvidaba! Hace ocho meses que estrené blog personal en La Provincia donde cuelgo mis textos más personales así como la columna que cada domingo publico en la página dos del diario de mi vida; Volando Bajito.

Soy una rollenta. Lo sé. Bueno, muchas gracias. 1.154.452 visitas.

No está mal.

Compartir
Publicado en Me gusta | 3 comentarios

Una “gastroboutique”

Mario Hernández Bueno

Mario Hernández Bueno

La capital aumenta su oferta gastronómica con una surtida tienda de alimentos finos y otros servicios

Monsieur Cajaraville está que se sale: de una tacada pretendió llevarnos a dos sitios; pudieron ser tres. Nos propuso de las maravillas de un guachinche de pescado fresco situado en el litoral sureño; pero antes de partir –como para vacunarse del acoso al pescado– se empeñó en catar el que decía ser el mejor bocadillo de carne cochino –ya hemos contado su pasión por el suido– en un local que nosotros conocíamos años ha, el Imperial. Le advertimos que jamar tan robusto bocata nos restaría apetito. Y como no hubo manera dimos el pateo hasta el local de tan ambicioso bautizo situado en la calle Eusebio Navarro. Y pese a reiterarle la advertencia se zampó un pan de un bello color tostado con jugoso cochino a la plancha, de la zona costillar, para más señas, que rezumaba un apetitoso jugo que humedecía la gruesa miga. En verdad, tenía excelente aspecto. Y sería él, quien, de tanto darnos la brasa, se llevó el gato al agua. Y bien rico que estaba.

El bocadillo de la discordia

El bocadillo de la discordia

Después caminamos para recoger su Citroën DS-21 negro, que estaba en un tren de lavado, y en la calle de Cebrián, número 31, se paró en seco y nos conminó a golisniar en una tienda de alimentos. Un joven nos atiende y nos informa que el negocio solo tenía un par de semanas; por lo que –dada la aun escasa concurrencia– se notó que estaba encantado de pegar la hebra con el primero que llegara. Y nos mostró con jobiana paciencia tienda y trastienda, en cuyos anaqueles había cantidad de alimentos (más de 800 referencias): paquetitos de jamón y de embutidos ibéricos al vacío de la reputada firma Castro González, vinos españoles, franceses, suramericanos…, laterío en cantidad y variedad (las anchoas de Miguel A. Revilla), encurtidos, foies gras semiconserva y conserva, aceites vírgenes, vinagres, especias, varios tipos de sal, curiosas tónicas, diversas ginebras… whiskys especiales como el reputado japonés Nikka (33,80€), o una mezcla de morcilla de Burgos y pimientos lista para añadirle huevos y hacer la tortilla, o exclusivas como las almendras murcianas de cáscara blanda; o una de esas joyas, que son nuestros quesos (cabra y oveja), curado, Pajonal (15€ el kg.) que bien duro es idóneo para tapear o rallar sobre humeante pasta fresca al huevo.

Adrián Rodríguez mostrando el whisky nipón

Adrián Rodríguez mostrando el whisky nipón

Adrián Rodríguez Suárez, que es el dueño y viene de una empresa familiar de logística, siguió contándonos como, él solito, coordina decenas de fabricantes y distribuidores foráneos para ofrecer la que pudiera ser una de las más surtidas “gastroboutiques” de la Isla. Cuenta con una sala de catas para treinta personas, varias mesitas para degustación y servicio a domicilio. Y así, a lo bóbilis bóbilis, Monsieur que, obvio, quedose prendado de los foies y un sauternes, el Chateau Liot  (26€), de exultante color dorado, nos fue enredando: comenzó a decirle a Adrián sin nuestra aquiescencia, “Pog favog, un poco más de ese queso; y venga otra latita de anchoas de Gevilla, y también unos picos”… No se cortaba un pelo: “Y abra ahoga uno de yambón, y que gico está, y sil vu plé otro de chorizó y de lomó…”. Y al tiempo nos percatamos de que estábamos más que comidos y bebidos y, por consiguiente, aquellos mesoneros sureños se habían quedado viéndolas venir.

Excuso decir que nos maravilló el sauternes; adoramos la marca de más brillo y prestigio: Chateau d’Yquem, pero era aquel una rareza deliciosa: denso, profundo, graso y con diversos matices sápidos: citronella, moscatel… Un licoroso que nos subyugó hasta el punto de que, días después, el Club Beefeater lo incluyó en el banquete de despedida del verano maridándolo con las mejores natillas en plaza, las que elabora nuestra amiga y esposa de un miembro del club, doña Esther; por lo que no ha de extrañar que a su jocundo marido se le note algo la tripita.

Y a vueltas con Monsieur, excusamos decir que la inesperada incursión en la boutique resultó ser una gratificante serendipia, que no quisimos reconocer; más al contrario, le recriminamos su poca formalidad y errático comportamiento, a lo que nos respondió: “Monsieug Egnandés, yo siempre estoy a lo que me dicte la providencia”. Está claro que aquel día nuestro hombre había estado oyendo a doña Espe Aguirre hablando de su futuro político. Suerte a Adrián con su tan golosa alacena, pues en estos infaustos tiempos meterse en tales berenjenales no es cosa baladí. La Alacena de Cebrián. Tel 639 983 027. Abierto de 9:30 a 13:30 y 16:30 a 20:30. Jueves, viernes y sábados hasta las 1:00. Cierra domingos y festivos.

Compartir
Publicado en Colaboraciones | Etiquetado | 1 comentario

“Crónica en blanco y negro” en la SER. Nati cuenta su LUCHA CONTRA EL OBESIDAD

Marisol Ayala

Marisol Ayala

Nati Díaz. Una mujer de 35 años casada y madre de una niña contó el lunes en la cadena Ser, en mi sección “Crónica en blanco y negro” (El Drago a las 10:00), su lucha contra el sobrepeso. Toda una vida.

Con el tiempo su estado de salud derivó en una grave obesidad que le impedía muchas cosas, entre ellas, jugar con su hija, en ocasiones respirar o lucir la ropa que le gusta.

Alcanzó los 200 kilos de peso. Hace dos años una operación quirúrgica de reducción de estómago cambió su vida. Perdió 112 kilos pero no ha sido fácil. “El médico situó mi expectativas de vida en dos años, así que había que poner solución y reducir los 200 kilos”, recuerda. ¿Su ilusión?, vivir, que no es poco. Nati es un ejemplo para muchas personas que viven atrapadas en un sobrepeso invalidante.

Nati Díaz en la cadena SER con Marisol y Evaristo

Nati Díaz en la cadena SER con Marisol y Evaristo

De ella destaco sus deseos de superación, su orden vital para luchar y de manera especial su capacidad para lograr sus expectativas y su disciplina. Sabe que sus 200 kilos de peso han quedado atrás pero reconoce que una vez perdidos 112 solo bajará lo que su cuerpo quiera sin una dieta feroz, sin ponerse metas absurdas.

En nuestra entrevista en la Ser verán como Nati, todo pasión, se siente tan feliz con su logro que anima y aconseja a quienes dudan en pasar por la delicada operación porque, advierte, “entrar en un quirófano para que te reduzcan el estómago no es un juego”.

Si quieres escucharla y comentar estupendo. Mi intención es publicar cada semana en el blog la entrevista con los personajes que vayan pasando por nuestra “Crónica en Blanco y Negro” en la Ser los lunes a las 10:00 en el programa El Drago.

Entrevista a Nati. Pulsen en la figura del altavoz  y podrán escucharla.

Compartir
Publicado en Me gusta | Deja un comentario

Niños palestinos

María Vacas Sentís

María Vacas Sentís

Les debo cientos de palabras a los niños y niñas palestinos; una palabra por cada uno de los quinientos niños que cayeron en Gaza bajo las bombas de Israel durante las interminables semanas de un verano infernal. Les debo cientos de palabras, pero tampoco cabrían todos sus nombres en este artículo. Porque siguen muriendo día tras día hasta sumar miles; continúan siendo asesinados por las fuerzas de ocupación en un genocidio a cámara lenta; gotas de sangre rebasando un océano de injusticia aunque en ocasiones el terror se dé prisa, tomando forma de bombardeo masivo, como sucedió hace poco.

Ahora vivimos un período de muerte ralentizada entre dos ataques salvajes sobre población civil, cuando el sufrimiento palestino se encoge hasta casi desaparecer de los focos. Apenas palabras sobre un régimen de apartheid al que Europa y EE.UU le consienten todo. Así continuará este silencio letal hasta el día en que un cohete palestino, como un grito desesperado al mundo, alcance la zona israelí. Solo entonces regresará la atención mediática y se calificará de “respuesta israelí” lo que no es más que un incremento exponencial de la barbarie.

Niño palestinoEntre tanto, apenas noticias de la cancerígena expansión de los colonos judíos, del bloqueo a Gaza, las expulsiones de tierras, las demoliciones de hogares, el secuestro y tortura de niños, la destrucción de cultivos y barcos de pesca, el atropello a los fieles en la mezquita Al-Aqsa, en Jerusalén…

Y tampoco una palabra sobre los asesinatos de tres niños en apenas diez días en la dividida Cisjordania. Orwah Hammad, de 14 años, recibió el miércoles un tiro en la cabeza, en Silwad, al este de Ramallah. Poco antes cayó muerto Bahaa Samir Badir, de 13 años, en Beit Laqiya, de un disparo al corazón; ambos ejecutados por el ejército israelí. La niña Einas Shawkat, de cinco años, fue atropellada intencionadamente por un colono israelí cuando regresaba del jardín de infancia, cerca de la ciudad de Sijil.

Escribo sus nombres para airearlos al sol; para que nadie sepulte junto a sus cuerpos la verdad del horror que sufre en legítima resistencia el pueblo palestino, sometido hace décadas a la ocupación israelí.

Compartir
Publicado en Colaboraciones | Etiquetado | Deja un comentario